El Metaverso traerá una evolución sin límites a los NFT


Aunque las transacciones con tokens no fungibles (NFT, por sus siglas en inglés) han despegado y han sido noticia, para la mayoría de las personas ajenas al mundo de las criptomonedas no son más que un truco. El metaverso cambiará eso.

Siempre hay un punto de inflexión en el que las nuevas tecnologías pasan de ser algo secundario e incomprensible a, de repente, formar parte de la vida. Ese punto suele venir de la confluencia de una serie de impulsores y, ahora mismo, estamos experimentando lo que ocurre cuando dos de esas tendencias alcanzan el punto de inflexión juntas.

La decisión de cambiar el nombre de Facebook por el de Meta por parte de Mark Zuckerberg fue suficiente para impulsar el metaverso a los principales titulares de todo el mundo, aunque el concepto existe desde hace al menos tres décadas. Es esta aparente repentina aparición del metaverso la que proporciona el impulso necesario para la rehabilitación de la imagen de los NFT, considerados como un truco especulativo con criptos.

Grandes marcas, como Morgan Stanley, se dedican ahora a predecir el futuro de los NFT, y el sector del «lujo digital» ha previsto un metaverso valorado en 50,000 millones de dólares para 2030. La siguiente fase del ciclo de los NFT ha comenzado.

Más allá de lo virtual

Se suele pensar en el metaverso en términos de realidad virtual y aumentada, pero no es tan sencillo, aunque la RV/AR se suma a la experiencia inmersiva prometida. También se piensa en términos de juegos, como en Ready Player One, pero tampoco se limita a eso. Sin embargo, ambas opciones dan pistas sobre lo que será.

El trabajo en el metaverso ya se ha inclinado hacia una «Internet con cuerpo», por citar la visión de Zuckerberg: Una red de experiencias virtuales interconectadas que mezclan lo digital con lo físico, ofreciendo nuevas formas de trabajar, jugar, socializar y crear. Piensa en ello como una extensión de la experiencia de trabajar desde casa precipitada por COVID-19, pero ahora en un espacio virtual en 3D, tanto si accedes a él a través de unos auriculares como de una pantalla normal en 2D. Las reuniones a distancia no tendrían que significar un muro de cabezas parlantes, sino que podrías compartir un espacio virtual con un grupo de avatares. Esto es importante porque tener una sensación real de presencia permite interacciones más matizadas y naturales.

Facebook, por supuesto, vio esta oportunidad enseguida y tiene todas las razones para seguir promoviéndola. Sus auriculares Oculus Quest —agotados hasta gran parte de 2020— han dado un gran impulso al mercado de la RV, en gran parte gracias a su facilidad de uso. La velocidad con la que este dispositivo ha ganado seguidores resalta el nuevo apetito de los consumidores por las experiencias 3D: En los últimos 18 meses, las personas que buscan escapar del aislamiento ocasionado por el confinamiento por la pandemia han reutilizado de forma creativa los juegos como lugares de interacción social, ya sean bodas en Animal Crossing o reuniones de trabajo en Red Dead Redemption.

No hay indicación más clara de la forma en que los juegos sientan las bases de lo que pronto será un conjunto de experiencias mucho más amplio. Otro actor que ha puesto sus ojos en el metaverso desde hace tiempo es Epic Games, el estudio que está detrás del monstruo Fortnite, que organizó un concierto virtual del artista electrónico Marshmello un año antes del confinamiento. El CEO de Epic, Tim Sweeney, ha apostado por el metaverso, ofreciendo servicios —incluyendo sus herramientas de diseño Unreal Engine— de forma gratuita. ¿El objetivo? Impulsar el desarrollo en la dirección que él desea: una con menos barreras, más interoperabilidad, más intercambio de datos. Menos centralizado; menos perjudicial.

Metafísica… con una dosis de blockchain

Ciertamente, no hay una necesidad subyacente de una estructura descentralizada, pero se alinea con lo que muchos defensores del metaverso ven como el objetivo más deseable: lo que Sweeney describe como un «marco abierto en el que todo el mundo tiene el control de su propia presencia, libre de control».

Para crear un metaverso digno de ese nombre, en lugar de una colección de espacios 3D separados, las plataformas deben ser interoperables y sin fisuras. Los pagos deben ser seguros, sin fricciones e instantáneos, y debe ser posible conservar y utilizar los activos creados (como el avatar personalizado) sin importar en qué lugar del metaverso te encuentres. Hasta hace poco, para participar en el mundo digital había que dejar pistas que permitían a los guardianes (creadores de juegos, etc.) reconocerte. La blockchain, cuando es utilizada por los individuos para hacer un seguimiento de sus cuentas, activos y transacciones, añade un gran potencial para que los usuarios elijan cómo se comportan, qué poseen y qué deciden comerciar.

La blockchain es uno de los «facilitadores centrales» del metaverso, según Matthew Ball, el influyente comentarista del metaverso y capitalista de riesgo. Otro elemento crucial en su definición del metaverso es la «sensación de presencia individual y… la continuidad de los datos». Cuanto más «vivas» en la red, más importante será tu «piel» individual. Incluso el pixel art más básico puede llegar a asociarse fuertemente con la identidad individual, como demuestra la pasión por los CryptoPunks; sus propietarios suelen decir que se sienten estrechamente vinculados a su punk.

De hecho, los NFT están haciendo cada vez más posible la expresión de la individualidad en línea, ya sea a través de rasgos generados aleatoriamente o cuidadosamente diseñados. La ropa y los accesorios virtuales que los usuarios elijan en el metaverso contribuirán a que la identidad en línea sea fiel a cada persona y a que se profundice en su compromiso. La moda y el arte son una parte vital de la autoexpresión en el mundo físico; ¿por qué debería ser diferente el mundo online?

Como ya se ha dicho, la moda digital está en auge y tiene en los NFT una nueva oportunidad de crecimiento. Las casas de diseño y los famosos están vendiendo pieles, trajes, peinados y mascotas como NFT; «lanzar NFT» está tan de moda como lanzar un álbum inesperado. De hecho, tanto los músicos como los deportistas están adoptando las posibilidades de obtener derechos de autor cuando se venden activos NFT, con la esperanza de poder crear un nuevo sistema de derechos de propiedad, sin el lastre de las prácticas de los intermediarios tradicionales.

A medida que los derechos de propiedad digital se legitiman y las blockchains se vuelven más seguras, los NFT pueden convertirse en fichas de cambio más serias. Imagina un grupo negociando con Disney los derechos de uso de sus personajes, por ejemplo. ¿Parece descabellado? Recientemente, Sotheby’s vio cómo una DAO (formada por 17,000 donantes) elevó la puja por un raro ejemplar de la Constitución de Estados Unidos a más de 43 millones de dólares. Aunque no ganaron, está claro que la propiedad compartida facilitada por el NFT llegará a ser una fuerza económica real.

Financiando el futuro

¿Qué significa todo esto para el capitalismo, la innovación y la creatividad? ¿Y para los modelos de negocio y nuestra experiencia vital?

La variedad de fuentes de ingresos disponibles en el metaverso, desde los juegos hasta la venta de entradas, pasando por las suscripciones a programas informáticos o la asistencia sanitaria, tiene el potencial de cambiar el paradigma tecnológico y alejarlo de la publicidad y los grandes datos, con todas las pesadillas de privacidad y seguridad que han traído consigo. Si bien esto no es un hecho, al menos es una posibilidad.

Cuanto más abiertas y accesibles sean las plataformas, más fuerte será esta narrativa. Las plataformas interconectadas atraen a más usuarios; entonces los mecanismos de pagos y activos interoperables y sin fisuras aumentan su incentivo para diseñar y comerciar, haciendo circular los ingresos por todo el sistema y aumentando el potencial de un orden económico paralelo.

Las principales empresas de juegos ya están poniendo a disposición del público sus herramientas de desarrollo de metaversos con el objetivo explícito de fomentar la interoperabilidad y, por tanto, una mayor adopción. Estas empresas están convencidas de que un metaverso abierto es lo mejor para el negocio. Sin duda, será la mejor manera de crear una economía en línea próspera, en la que los usuarios estén motivados para participar y crear valor, lo que redundará tanto en los desarrolladores de la plataforma como en los usuarios-creadores.

Es posible que, por una vez, los argumentos tecnológicos, filosóficos y económicos apunten todos en la misma dirección: hacia un metaverso distribuido, utilizando las capacidades de la tecnología blockchain, en el que los ciudadanos en línea puedan finalmente escapar de los jardines amurallados de la Web 2.0 y cosechar los beneficios de sus contribuciones. En este apasionante nuevo mundo, los NFT tenderán un puente entre lo real y lo virtual. Desde la identidad hasta la empresa, la propiedad tangible marcará la diferencia. Es un nivel de realidad totalmente nuevo.

Este artículo no contiene consejos ni recomendaciones de inversión. Todas las inversiones y trading implican un riesgo, y los lectores deben realizar su propia investigación a la hora de tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son únicamente del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Stephanie So es economista, analista de políticas y cofundadora de Geeq, una empresa de seguridad blockchain. A lo largo de su carrera, ha aplicado la tecnología en sus disciplinas especializadas. En 2001, fue la primera en utilizar el aprendizaje automático en datos de ciencias sociales en el National Center for Supercomputing Applications. Más recientemente, investigó el uso de procesos de redes distribuidas en la atención sanitaria y la seguridad de los pacientes en su función de profesora titular en la Universidad de Vanderbilt. Stephanie es licenciada por la Universidad de Princeton y la Universidad de Rochester.

Sigue leyendo: 





Source link

Leave a Reply