Audiencia Nacional investiga fraude de esquema piramidal con criptodivisas


Puntos Importantes

  • Hasta el momento la estafa supera los 41 millones de euros.
  • Firma canaria Arbistar 2.0 se encuentra bajo la lupa.
  • Se estima que el número de perjudicados supera los 32.000 inversionistas.

Juez José Luís Calama, de la Audiencia Nacional, inició una investigación por un fraude de esquema piramidal en criptodivisas por más de 41 millones de euros. Los perjudicados en España pueden llegar a los 32.000.

Arbistar 2.0 y el esquema Ponzi

Arbistar 2.0 es una plataforma para el intercambio en criptomonedas originaria de Tenerife, España. Esta empresa utilizaba el conocido esquema piramidal para ofrecer altos ingresos a sus inversionistas sobre su inversión inicial. Las ganancias semanales ofrecidas alcanzaban hasta el 15%, pudiendo elegir entre sumarlo a su inversión o reclamar el pago.

Sin embargo, en los esquemas Ponzi hay un método engañoso. El dinero ganado por los más recientes inversionistas es entregado a los primeros como si se tratara de ganancias. Gracias a esto, los compradores que recibían las ganancias prometidas se sentían seguros y motivados para seguir invirtiendo para incrementar esas ganancias previas.

Para Calama, están ante la mayor estafa piramidal de la que se tenga conocimiento en el mercado de criptomonedas. Santiago Fuentes Jover, administrador de la empresa y su equipo, podrían ser acusados de estafa agravada, organización para delinquir y falsificación de documentación mercantil.

Efecto bola de nieve

El procedimiento utilizado por la empresa, conocido también como esquema Ponzi, atraía clientela a través de los clientes satisfechos; estos, no solo invertían cada vez más, sino que convencían a nuevos inversionistas a dejar su dinero en la plataforma. A través del plan amigo, les ofrecían mayores ingresos si traían más clientes.

Como suele ocurrir en los sistemas Ponzi, el engaño salió a la luz cuando el crecimiento dejó de ser exponencial. No llegó suficiente dinero para compensar a todos los inversores. Estos, al ver frustradas sus expectativas, exigieron el reintegro de su dinero desde agosto 2020, sin recibir respuesta y empezaron los procesos legales.

Hasta ahora, Calama indica que el número conocido de estafados es de 1.127; sin embargo, no descarta que pueda superar incluso los 32.000 afectados.

Esta situación parece haberse extendido a todo el país; y aunque hasta la fecha se ha calculado la pérdida de 41 millones de euros, se calcula que puede pasar de los 100 millones de euros. La investigación apenas comienza y todo indica que se trata de la defraudación a mayor escala ocurrida en el ecosistema cripto.

Genera gran expectativa el tratamiento jurídico y la resolución final de este delicado caso, que es poco usual en las finanzas digitales. Podria ser un precedente legal importante para el futuro de las operadoras en el ecosistema cripto.  





Source link

Leave a Reply